Antes de empezar a leer, cabe decir que este es mi punto de vista, desde una perspectiva lo más objetiva posible para facilitar la decisión de aquellos que tengan dudas.
A continuación presento las diferentes características con las que yo me he ido encontrando en ambos métodos de estudios, siempre en el ámbito universitario.

Estudiar de forma presencial
Estudiar a distancia
       Contacto humano directo
       Limitaciones en el tiempo y el espacio
       Fomenta la socialización
       El docente marca el ritmo de aprendizaje
       Método didáctico verbal y gestual
       Contacto mediante tecnología
       Flexibilidad de horario y localización
       Estimula la iniciativa individual
       El alumno marca el ritmo de aprendizaje
       Método escrito y gráfico
 
 
Teniendo en cuenta lo anterior, ¿qué sería lo mejor para cada uno? Está claro que la decisión solo la puede (y la debe) tomar uno mismo, pero en general deberías tener en cuenta cuales son tus diferentes habilidades y con qué modalidad podrás sentirte más cómodo/a.
Aquí te dejo las características que yo he considerado consultando con distintas fuentes, además de mi experiencia personal, más idóneas para ambos:

Estudiar de forma presencial
Estudiar a distancia
       Dificultad para trabajar sol@
       Orientación al aprendizaje cooperativo
       Menor dominio de las TIC
       Menores responsabilidades
       Necesidad de socialización
       Poca fuerza de voluntad
       Prioridad en los estudios
       Capacidad de trabajo autónomo
       Orientación al aprendizaje individual
       Mayor dominio de las TIC
       Mayores responsabilidades
       Necesidad de títulos/reconocimientos
       Mayor fuerza de voluntad
       Otras prioridades

¿Mi decisión? Si me conoces sabrás que me he formado dentro de los dos métodos durante varios años y que ambos me han aportado cosas distintas, pero supongo que si volviera atrás sabiendo lo que sé ahora, elegiría la modalidad en función de la duración de la formación que vaya a llevar a cabo. Me explico: en mi caso, los dos primeros años estudiando a distancia fueron geniales, ya que me considero una persona bastante organizada, con un alto nivel de disciplina y tenía la motivación necesaria para seguir adelante. No obstante, a principios del tercer año me di cuenta de que echaba de menos relacionarme con personas cuyos intereses fueran afines a los míos, además del efecto bar (del que hablo en este blog), que pude comprobar nada más retomar los estudios de forma presencial.

Elijas la opción que elijas, si quieres algunas pautas para organizarte mejor, pásate por mi post: “Cuestión de organizarse”
Categorías: Consejos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.