Buenas a todos!!

A ver, no había probado nunca esta receta pero como me gustó bastante por lo fácil y práctica que es, ya que sale bastante cantidad. No sé si alguno ha hecho albóndigas, pero a mí me parecen bastante fáciles de hacer y hechas al horno como las hago yo, no tienen muchas calorías. ¡Manos a la obra!

Antes de empezar, si las vas a hacer al horno, conviene que vayas precalentándolo a 200ºC.

INGREDIENTES:

  • Dos pechugas de pollo
  • Guisantes (en función de lo que te gusten, puedes echar más o menos, yo he utilizado medio kilo aprox.)
  • Un limón (sí, ya sé que en la foto salen dos, pero al final solo me hizo falta uno)
  • Dos o tres dientes de ajo
  • Pimienta negra en polvo

 

 

PREPARACIÓN

Como es de suponer, para hacer las albóndigas, en primer lugar picaremos las pechugas y los guisantes. Yo lo hice por separado (principalmente porque no cabía todo en la picadora), pero imagino que se puede hacer todo junto.

Después, rallaremos la cáscara de medio limón y, de esa misma mitad (para no malgastarla) cortaremos dos o tres rodajas y las trocearemos o las meteremos en la picadora.

Lo juntamos todo y añadiremos el ajo picado y la pimienta.

Una vez tengamos una mezcla bien homogénea viene lo que para mí es la mejor parte. Toca hacer cada albóndiga. Me gusta entretenerme con cada una de ellas. Aunque, para los días en los que tengas prisa, una buena opción es, en vez de albóndigas, hacer hamburguesas. Eso ya, a gusto de cada uno.

Finalmente, las meteremos en el horno ya caliente, unos 25-30 minutos o hasta que veamos que el pollo cambia de color. A mí me gusta acompañarlas con el jugo del otro medio limón (y del limón que sobraba en la foto, que para eso estaba), aunque hay gente que encuentra que ya tiene demasiado sabor a limón.

 

¡QUE APROVECHE!

Categorías: Recetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.