El aprendizaje consiste en el proceso que implica adquirir o modificar conocimientos, conductas, habilidades y valores a partir del estudio, la instrucción, el razonamiento, la observación y la experiencia. Es importante tener en cuenta que se han desarrollado diferentes teorías del aprendizaje, ya que este proceso puede analizarse desde diferentes perspectivas. Además, se trata de uno de los procesos mentales más importantes en todos los animales, en concreto en los humanos y que ha llegado a extrapolarse a los sistemas de inteligencia artificial. 
Como proceso complejo, está influenciado por diferentes factores como puede ser el ambiente, los valores y los principios en los que se desarrolla el individuo.
Dentro de este concepto, es importante destacar el neologismo “aprendibilidad” (del inglés, learnability); que consiste en la capacidad de aprendizaje basada en la habilidad mental que se necesita para hacer algo. Es decir, la aprendibilidad es la curiosidad y la capacidad de aprender nuevas habilidades para mantenerse “útil” a lo largo de la vida.
Dentro del ámbito de la pedagogía y la educación, la aprendibilidad se refiere a la cualidad de cada estudiante para asumir el objeto de aprendizaje. Por tanto, la aprendibilidad determina el qué y el cómo aprender, en función de la manera de afrontar ese elemento de aprendizaje. Es importante tener en cuenta que hoy en día el éxito profesional está estrechamente relacionado con la capacidad de adaptación al cambio por parte del individuo, y esa adaptabilidad lleva implícita la capacidad de aprendizaje.
 
¿Qué te parece?
Aquí tienes algunas entradas que quizás te interesen:
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.