La división de sexos es un tema de gran actualidad que afecta a muchos ámbitos como el educativo, el económico, el político, el social… este hecho repercute en la visión de la mujer que tiene la sociedad, pero sobretodo influye en el papel que tiene dentro de ésta ya que históricamente ha tenido un rol muy definido.

Dentro de la educación en España, podemos afirmar que la segregación ha estado presente (y lo sigue estando) durante numerosas décadas. Pero no solo en España, sino que en la mayoría de los sistemas educativos occidentales ha predominado un modelo de escuela segregada como modelo dominante, basado principalmente en las diferencias biológicas que, no solo legitimaban la necesidad social de un modelo de escuela segregada, sino que además, contribuían a justificar las desigualdades entre hombres y mujeres.

A partir de la definición de la segregación por sexo, podemos extraer dos conceptos opuestos a ésta, que no por ello son sinónimos. Por una parte, la educación mixta consiste en la educación integral de hombres y mujeres dentro de la misma institución (sistema que no asegura una educación igualitaria). Por otra parte, la coeducación es un método educativo que se basa en el principio de igualdad entre sexos y la no discriminación por razón de sexo. Por lo tanto, coeducar implica evitar cualquier posible relación de superioridad o dominio de un sexo hacia otro, mediante la educación en la igualdad desde la diferencia.

Por tanto, el principal objetivo de la coeducación es la eliminación de estereotipos sexistas, mediante la eliminación de situaciones de desigualdad y la ruptura de la jerarquía cultural sexista.

A modo de conclusión, según la Guía de Coeducación publicada por el Instituto de la Mujer desde el Ministerio de Igualdad (España, 2008), podemos afirmar que:

Por coeducación se entiende la propuesta pedagógica actual para dar respuesta a la reivindicación de la igualdad realizada por la teoría feminista, que propone una reformulación del modelo de transmisión del conocimiento y de las ideas desde una perspectiva de género en los espacios de socialización destinados a la formación y el aprendizaje.

 

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.