La primera vez que aparece el concepto de el Complejo de Edipo es en la obra de Freud, Interpretación de los sueños, de 1899 (enlace al final del párrafo). No obstante, no empezó a hacer uso de éste hasta 1910.

El origen de este término proviene de la mitología griega, en la que se cuenta que Edipo mató a su padre y se casó con su madre. Dentro del psicoanálisis del Freud, el complejo edípico hace referencia al conjunto de emociones y sentimientos infantiles en individuos masculinos, en el que por una parte predominan deseos amorosos hacia la madre y por otra parte deseos hostiles hacia el padre (en el caso de las niñas, se denomina Complejo de Electra).

Para Freud, estos deseos vienen a raíz de un deseo inconsciente por mantener una relación sexual con su madre, y eliminar a su padre porque supone un “rival”. Según este psiquiatra, para asegurar un buen desarrollo en etapas posteriores, el niño debe identificarse con el mismo sexo que su progenitor.

Dentro de la teoría psicoanalítica, esta etapa es una de las básicas dentro del desarrollo del individuo ya que tiene diversas funciones:

  • Adquirir un objeto de amor que resuelve los sentimientos contradictorios hacia los padres
  • Aceptar la prohibición del incesto y asumir la autoridad paterna
  • Acceder a los genitales: ser consciente de los propios atributos sexuales
  • Constituir las “partes” del individuo, concretamente el Superyó
  • Identificar un ideal y aceptar el propio sexo

 

¿Quieres saber más?

Complejo de Electra

Psicoanálisis

Teoría psicosexual (S. Freud)

Teoría psicosocial (A. Bandura)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.