¿Cómo lo haces para llevar dos carreras? 
¿Estudiar y trabajar a la vez? 
¿Cuántas horas dices que entrenas?

Estas son preguntas bastante habituales cuando conozco a alguien. Al principio no sabía qué decir porque lo primero que me venía a la mente era no hago tantas cosas… y la gente terminaba por enumerar algunas de mis actividades y el tiempo que me llevaban, como si fuera una lista interminable. Ahora simplemente me encojo de hombros, sonrío y digo totalmente convencida: cualquiera podría hacerlo
No considero que haga nada fuera del otro mundo, sencillamente es cuestión de organizarse; cierta planificación semanal, tener claros los horarios (o una buena agenda) y saber priorizar. Estos son algunos de los consejos que creo resultan bastantes útiles:
  • Llevar siempre a mano (digital o física) una agenda que nos resulte práctica, cómoda y sencilla.
  • Clasificar las tareas en algún sistema de colores o símbolos que nos permitan ver de qué ámbito de nuestra vida se trata (trabajo, estudios, ejercicio físico, tareas del hogar, recados…)
  • Priorizar en función de la urgencia y la importancia. Puedes ver más sobre este punto en este artículo.
  • Definir el tiempo aproximado que nos va a llevar cada tarea teniendo en cuenta posibles imprevistos como tráfico, descansos… y añadir pequeños márgenes.
  • Ceñirse al horario en la medida de lo posible y realizar modificaciones según tus necesidades.
  • Marcar las tareas realizadas y transferir al siguiente día disponible las que no hayas podido llevar a cabo.
  • Evita la procrastinación. ¿Qué es la procrastinación?
  • No olvides dejar tiempo para darte un capricho de vez en cuando.
En resumen, los dos conceptos que deberías tener en cuenta son: organización y prioridades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.