Si has leído los pros y contras de tener un huerto en casa, sabrás que una de las principales cosas a tener en cuenta es que deberás hacer un hueco en tu rutina para hacerte cargo de los cuidados que pueda necesitar el huerto. Ahora bien, ¿cuáles son?

  • Regar: Estando en el hemisferio norte, empezamos a sembrar para la temporada de verano en febrero o marzo. Durante esos meses suele ser suficiente regar una vez cada dos días, pero a partir de mayo (o cuando la tierra empieza a secarse más) será necesario regar cada día. En el caso de que tengas un riego por goteo automático como éste, no será necesario que te preocupes de regar.
  • Quitar hierbajos: Al principio, cuando todavía no hace calor sale mucha hierba, sobretodo las conocidas ortigas, por lo que será necesario que utilices unos guantes resistentes porque pinchan bastante. A partir de junio, cuando ya hace más calor, dejan de salir tantas pero aún así es conveniente para las plantas quitar los hierbajos que salen a su alrededor como mínimo una vez a la semana, o incluso cada 5-6 días. Es necesario quitar los hierbajos porque consumen los nutrientes de la tierra, por lo que una tierra sin hierbajos nos asegura que nuestra cosecha crezca fuerte y con todos los nutrientes que necesita.
  • Atar las tomateras: Aunque éste es un cuidado específico de los tomates, creo que es un cultivo bastante común, por lo que es conveniente tenerlo en cuenta. Las tomateras crecen hasta alcanzar el metro y medio de altura (o incluso un poquito más), pero a medida que van creciendo los frutos, las ramas cargan con más peso y tienden a abrirse, lo que provoca que terminen partiéndose. Por eso, es importante que a medida que va creciendo la cosecha, las ramas nuevas vayan atándose a un tutor. Nosotros utilizamos unos de origen natural (cañas), pero también hay tutores de bambú y tutores de plástico. Es importante que la estructura sea firme y que la rama se ate con lazos que no puedan estropear la planta, dejando espacio para no estrangular las ramas (teniendo en cuenta que la rama aún va a crecer más). Será necesario ir atándolas cada quince días aproximadamente, en función del crecimiento de la planta.

Por último, hay otros cuidados que, si bien no son necesarios de forma regular, deberán hacerse al menos una vez en toda la temporada como echar azufre a las tomateras una vez alcancen los 30 cm. para evitar plagas, abonar la cosecha con abono de caballo o quitar los tallos que salen entre medias de las ramas, llamados brotes axiales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: