“El mayor error en la enseñanza durante los pasados siglos ha sido tratar a todos los niños como si fueran variantes del mismo individuo, y de este modo encontrar la justificación para enseñarles las mismas cosas de la misma manera” (H. Gardner)

Antes de empezar con las diferencias, a nivel metodológico, entre diversificar y excluir hay algunos conceptos que conviene tener claros:

  • La inclusión desde la pedagogía se refiere a las técnicas que debe utilizar la escuela para adaptarse a la diversidad. La base de este concepto recae en que debemos modificar el sistema escolar para que no sean los alumnos lo que se adaptan a él, sino que sea el propio sistema el que se adapta a los alumnos.
  • La exclusión, a rasgos generales y dentro del ámbito educativo sería la no participación de algunos colectivos (o individuos) en la vida social y cultural del centro provocada por la falta de derechos, recursos o capacidades básicas que permitan una participación social plena.
  • En términos culturales, la exclusión hace referencia a la marginación que sigue existiendo hacia algunos colectivos en riesgo de exclusión social.
  • La educación inclusiva es un derecho de todos los niños. Asume las diferencias como un hecho normal y permite dar acceso a una educación equitativa y de calidad para todos.

Ya definidos estos términos, algunas de las características generales que son necesarias para llevar a cabo la diversificación son:

  • Definir objetivos realistas por parte del profesor, manteniendo la coordinación entre el equipo educativo
  • Fomentar la autonomía, la seguridad y la autoconfianza en los alumnos
  • Informar a los familiares y al orientador del centro en caso de ser necesarias medidas extraordinarias

Para terminar, dejo una tabla comparativa del libro El aula diversificada (Tomlinson, 2001) que me pareció muy explicativa, y a continuación dejo el enlace por si a alguien le interesa el libro:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.