Aunque no me considero una ‘superfan’ de las definiciones que presenta la RAE porque creo que no son realmente útiles cuando se trata de conceptos tan amplios, os las dejo por aquí:
La educación es:
1. f. Acción y efecto de educar.
2. f. Crianzaenseñanza y doctrina que se da a los niños y a los jóvenes.
3. f. Instrucción por medio de la acción docente.
4. f. Cortesíaurbanidad.
Definiciones súper completas, ¿verdad? En fin…
La educación consiste en el conjunto de procesos que facilitan el aprendizaje de conocimientos, habilidades, valores, creencias y hábitos mediante todas las acciones, sentimientos y actitudes que proyectamos hacia quienes pretendemos educar. Además, puede llevarse a cabo mediante diferentes técnicas o métodos como la narración de historias, la discusión, la enseñanza, el ejemplo, la formación o la investigación.
El origen de este término proviene del latín “educere” o “educare”, que se entendía como el desarrollo del potencial psíquico y cognitivo propio del educando mediante la proactividad de este mismo.
Por tanto, en términos sociológicos, la educación es considerada como un proceso de socialización y endoculturación de los individuos, mediante el que se habilita el desarrollo de capacidades físicas e intelectuales, habilidades, destrezas, técnicas de estudio y pautas de comportamiento con una finalidad social (regulación fisiológica, cuidado de la higiene personal, valores socio-culturales, jerarquía, trabajo en equipo…).
Como proceso que ocurre dentro de la sociedad, la educación beneficia a aquellos que la reciben, ya que fomenta la disminución de las desigualdades sociales. Entre los beneficios que la educación aporta a los individuos podemos destacar que facilita el empleo (y los ingresos), la salud y a largo plazo contribuye a la reducción de la pobreza. A efectos de la sociedad en su conjunto, promueve el desarrollo económico a largo plazo, la innovación y la cohesión social.
A pesar de que en la mayoría de países la educación se considera un derecho fundamental, según datos de la UNESCO (2017), todavía unos 260 millones de niños no acuden a la escuela primaria ni secundaria y 250 millones de personas de todo el mundo no saben leer ni escribir a pesar de que algunos han ido a la escuela. 
Por último, si entramos a analizar los tipos de educación establecidos, nos encontramos con tres formatos:
  • Educación formal: se refiere a la educación recibida dentro de los colegios, institutos, universidades… en ellos se otorga un certificado de estudios.
  • Educación no formal: es aquella que se imparte en cursos, academias u otras instituciones en las que se tiene la intención de educar pero no siguen un currículum estricto.
  • Educación informal: se refiere a la educación recibida mediante la socialización, y por ello se va adquiriendo y desarrollando a lo largo de la vida sin ningún componente estrictamente formal.
Algunas entradas que pueden resultarte interesantes:
 
 
 

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.