El efecto halo consiste en un sesgo cognitivo que conlleva que la percepción distorsionada de un rasgo concreto, condicionada a los rasgos que han sido interpretado anteriormente. Es decir, en el momento en que nos gusta un individuo tenemos la tendencia a asignarle de manera automática características favorables sin ningún tipo de base que las justifique.
El concepto efecto halo fue utilizado por primera vez por el psicólogo E. Thorndike, aunque posteriormente ha sido estudiado el propio concepto y su relación concretamente con el atractivo físico por su importancia dentro del sistema educativo o el sistema penal
Este sesgo puede observarse en diferentes ámbitos de la vida cotidiana como en la publicidad y marketing, las entrevistas de trabajo, la atracción física, los procesos judiciales…
Como ya he mencionado, E. Thorndike fue el primero en hacer uso del término y también fue pionero en respaldarlo con diversas investigaciones empíricas realizadas (Uno de sus estudios psicológicos consistió en pedir a diversos oficiales que calificaran a sus soldados. En esa clasificación pudo encontrar una alta correlación entre todos los rasgos positivos y los negativos). 
¿Cómo causar una buena primera impresión?
El efecto halo influye en la primera impresión ya que ésta se da cuando nos formamos una imagen preconcebida de una persona en el momento en que la conocemos. ¿Cómo mejorar nuestra primera impresión?
  • Ten presente tu higiene personal
  • Esboza una sonrisa natural siempre que puedas
  • Mantén un discurso coherente con tus principios, valores y acciones
  • Presta atención a tu lenguaje no verbal (gestos, posición del cuerpo, movimientos de las manos…)

¿Está presente el efecto halo en la escuela?

Por supuesto. La mayoría de l@s profesor@s que no son conscientes del efecto halo son “víctimas” de éste ya que normalmente cuando ven un estudiante que tiene un buen comportamiento, tienden a dar por hecho que también tendrá buenos resultados; e incluso a la inversa: Probablemente les costará creerse que un niño que saca buenas notas pueda tener un mal comportamiento en casa.
El efecto Pigmalión: ¿Qué similitudes tiene con el efecto halo? ¿En qué se diferencian?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.