El 7 de noviembre de 1929 nació Eric Kandel, un científico estadounidense contemporáneo especializado en campos de medicina, psiquiatría y neurofisiología. En el año 2000, recibió el Premio Nobel de Medicina/Fisiología por sus descubrimientos sobre los mecanismos neuronales de una especie de caracol similares a los del ser humano.

Las aportaciones de Kandel que nos interesan en este espacio se pueden resumir en dos:

  • Aprendizaje implícito: forma de aprendizaje incidental, que no requiere ser conscientes del contenido o los procedimientos que se están aprendiendo. Dentro de este concepto, encontramos tres elementos fundamentales:
    • Habituación: Ante un mismo estímulo, la respuesta va disminuyendo hasta llegar a desaparecer
    • Sensibilización: Proceso por el que un organismo se vuelve reactivo a un determinado estímulo
    • Condicionamiento clásico
  • Principios neurofisiológicos del aprendizaje y memoria (según Kandel y colaboradores):
    • Para reconfigurar una red neural y la capacidad de procesamiento de información de un individuo podría ser suficiente modificar la fuerza sináptica subyacentes al aprendizaje de un comportamiento
    • Un conjunto de conexiones sinápticas entre dos neuronas concretas puede modificarse en diferentes sentidos según la forma de aprendizaje (podrían reforzarse o debilitarse), en función de si surge habituación, que atenúa la sinapsis  o si se da la sensibilización o condicionamiento clásico, que refuerzan la sinapsis.
    • En los tres mecanismos de aprendizaje implícito, la duración de la memoria de corto plazo depende de la longitud de la etapa de atenuación o reforzamiento de la sinapsis
    • La fuerza o tenacidad de una sinapsis química concreta puede verse modificada de dos formas distintas, según el origen del circuito neural accionado por el aprendizaje: un circuito mediador o un circuito modulador.

    Para terminar, dejo una cita de E. Kandel:

    «Una de las características fundamentales de la memoria es que se constituye por etapas. La memoria de corto plazo dura unos minutos, mientras que la memoria de largo plazo puede durar muchos días o periodos más largos aún. Los experimentos sobre el comportamiento sugieren que hay una transformación gradual de la memoria de corto plazo y que, además, esa transformación se logra mediante la repetición.
    La práctica implica perfección»

    Y por aquí dejo enlaces a Amazon de dos de sus publicaciones:


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.