La primera vez que oí algo acerca del gato de Schrödinger fue en uno de los primeros capítulos de The Big Bang Theory, en la que su protagonista mencionaba esa teoría y la explicaba brevemente. Sentí curiosidad, así que me decidí a indagar un poco más. Estos fueron mis hallazgos:
E. Schrödinger fue un físico que, en 1935, planteó el experimento del gato de Schrödinger para plasmar la mecánica cuántica a partir de una interpretación totalmente contraintuitiva.
Dado que la explicación no es corta, te dejo un vídeo de dos minutos que lo explica de forma gráfica. Si aún así, te interesa saber más sobre el experimento, sigue leyendo:
Como es de suponer, el experimento empieza con un gato. Un gato dentro de una caja totalmente opaca. Dentro se coloca un mecanismo compuesto de un detector de electrones, un martillo y un frasco de cristal con veneno letal para el gato. En el momento en el que el detector de electrones capte uno, el mecanismo se activará, provocando que el martillo rompa el frasco. 
El experimento empieza cuando se dispara un electrón. Hay dos posibilidades, cada una con un 50% de probabilidades de que ocurran:
  1. El detector capta el electrón, activa el mecanismo, el martillo rompe el frasco y se libera el veneno. El gato inhala el veneno y muere. 
  2. El detector no capta el electrón porque éste va por otro camino, el mecanismo no se activa, el frasco sigue intacto y el gato se mantiene vivo. 
Cuando el experimento termina, abrimos la caja y vemos el resultado. Como ya he dicho, las probabilidades de que el gato esté vivo o de que esté muerto son las mismas. Y ahí es donde la física cuántica se propone desafiar al sentido común: 
El mecanismo detectará el electrón y el gato morirá. Y al mismo tiempo, el electrón no será detectado y el gato seguirá vivo.
Por lo tanto, el gato estará vivo y muerto.
Es decir, para la física cuántica, sin la intervención del espectador, las dos posibilidades son reales. Pero en el momento en el que interviene el espectador, éste solo lo ve vivo o muerto. 
La explicación que se da a este experimento se reduce a que se están aplicando las leyes de la física cuántica, pero éstas solo pueden aplicarse a nivel subatómico y en determinadas circunstancias. Es decir, en el momento en que hay alguna intervención del entorno (como la del espectador, al abrir la caja), las leyes cuánticas dejan de ser aplicables.
¿Te ha parecido interesante? Te dejo el enlace a un libro biográfico de Schrödinger por si quieres saber más sobre este físico:
Aunque el experimento sea de física y yo soy una aspirante a pedagoga y psicóloga, me he visto utilizándolo como metáfora en algunas ocasiones. 
¿Tú que opinas?
¿Crees que puede aplicarse a la psicología?
¿Cómo lo relacionas con la toma de decisiones?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.