La Inteligencia Emocional es la capacidad individual de reconocer las emociones propias y las de los demás, diferenciar los sentimientos y emociones para ser capaz de manejar nuestros pensamientos y nuestro comportamiento; y así ajustar nuestras emociones para adaptarnos a nuestro entorno y conseguir nuestras metas. 
Al contrario de la creencia popular, una persona con una alta inteligencia emocional no tiene menos emociones negativas, sino que en el momento en que aparecen, es capaz de administrarlas mejor. Por eso pueden hacerse servir de esta capacidad para relacionarse de forma más positiva con los demás, ya que estas personas reconocen y comprenden mejor sus emociones (y las de los demás); lo que suele implicar mayor éxito laboral y una vida más satisfactoria.
Buscando el origen de este concepto, encontramos que fue popularizado por M. Goleman, en su libro Emotional Intelligence – Why it can matter more than IQ de 1994. No obstante, 30 años antes ya fue utilizado por M. Beldoch.
No obstante, buscando los antecedentes de este término, encontramos que en 1920, E. Thorndike ya hizo uso del concepto inteligencia social para referirse a la capacidad para comprender y motivar a los demás. Justo veinte años más tarde, David Weschler sentenció que hasta que los tests de inteligencia no pudieran describir los factores no intelectuales sobre el comportamiento inteligente, éstos tests no serían completos. También cabe destacar, a H. Gardner, que ya definió la inteligencia emocional como una de las inteligencias múltiples que desarrolla en el libro Inteligencias múltiples: la teoría en la práctica
La evidencia empírica más visible que sostiene la existencia de la inteligencia emocional se encuentra en ciertas partes del encéfalo que participan en la manifestación de esta capacidad, en lugar de otros procesos mentales.
Pero… ¿Cómo se mide?
El Dr. R. Bar-On creó el modelo EQ-i (Emotional Quotient Inventory), sobre el que se desarrolló el EQ-i 2.0, que trata de medir los cinco elementos que caracterizan la inteligencia emocional, divididos en tres subapartados cada uno:
  • Auto-percepción (self-perception)
    • Confianza (self-regard)
    • Desarrollo continuo (self-actualization)
    • Conciencia emocional (emotional self-awareness)
  • Expresión (self-expression)
    • Expresión emocional
    • Asertividad (próximamente le dedicaré un post)
    • Independencia
  • Habilidades interpersonales
    • Relaciones interpersonales: desarrollo y mantenimiento de relaciones positivas
    • Empatía: reconocer e identificar los sentimientos/emociones de otros
    • Responsabilidad social: contribuir a la sociedad
  • Toma de decisiones
    • Resolución de conflictos: manejar y solucionar los problemas de forma efectiva
    • Conciencia de la realidad: ver las cosas tal como son
    • Control de impulsos: ser capaz de resistir o evitarlos
  • Manejo del estrés
    • Flexibilidad: adaptarse a los cambios de forma efectiva y eficaz
    • Tolerancia al estrés: manejar satisfactoriamente las situaciones estresantes 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.