A mi hijo no le gustan las mates…
No hay manera de que apruebe matemáticas…
———————–
Las mates son aburridas
Es que no lo entiendo

En temas académicos, posiblemente sean algunas de las frases más repetidas por parte de padres y alumnos. Es probable que desde el colegio se intenta hacer todo lo posible para que las matemáticas sean lo más amenas posibles para los estudiantes, y que incluso desde casa se anime a los niños intentando hacerles ver lo útiles y presentes que están en nuestra vida diaria. Pero aún así, no hay manera…

También es verdad, que a actualmente se está perdiendo el hábito de la lectura y mucho más entre los niños porque, entre otras cosas, no les gusta o tienen “mejores cosas que hacer” (ver la tele, cantidades abrumantes de deberes, estar con el móvil…). Por eso considero que inculcar la lectura debe hacerse desde que el niño empieza a leer y siempre desde la motivación, nunca desde el castigo o generar una oblicación (al igual que cuando se aprende a ir en bici, no se le obliga a dedicarle un tiempo determinado o se le exige que monte cada día, con la lectura debería ser igual: hacer que el aprendizaje sea ameno, no ejercer presión para que el niño lea o acelere la velocidad y dedicar parte del tiempo libre a ello. Además, los niños suelen comportarse igual que sus padres, si les ven dedicarle tiempo a la lectura, ellos leerán)

Si bien es verdad que me suelen decir que tengo gustos peculiares (entre otras cosas, me encanta descubrir cosas nuevas y suelo ver los conceptos que no entiendo como retos apasionantes), sí que es verdad que la mayoría de los niños a los que les recomendé alguno de estos libros (o ambos) por su poco interés o las dificultades que tenían en las matemáticas, terminaron reconociendo que les resultaron bastante entretenidos.

Por aquí dejo este, si alguno ha leído (o visto la película) de Alicia en el País de las Maravillas, está basado así que la historia resultará bastante familiar (y probablemente enganchará más). También es verdad que se recomienda a partir de 12 años, pero yo recuerdo leerlo con 10 (o eso pone en la contraportada, me encantaba poner la fecha de inicio de los libros).

Y por último, por aquí dejo este que, a nivel estético y práctico es mucho más visual (hay más dibujos, esquemas, explicaciones gráficas…) por lo que podría ser más agradable a la vista, aunque también es verdad que explica conceptos algo complejos que yo, por ejemplo, no entendí hasta que no volví a leerlo siendo un poquito más mayor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.