El Método Montessori

La metodología desarrollada por María Montessori consta de una serie de características:

  • Los padres deben ayudar a sus hijos a desarrollar habilidades que les son innatas mediante la estimulación y un ambiente apropiado, adaptándose al desarrollo del niño. Por ejemplo:
  • Crear una habitación zen: No amueblarla demasiado es una de las claves para que sea un ambiente ideal. Puedes basarte en artículos como estos:
  • Utilizar el juego como medio para el aprendizaje y el descubrimiento del mundo que nos rodea. Como ideas, dependiendo de la edad del niño, mostrará interés por unos juguetes u otros:
  • No agobiar al niño con demasiadas actividades u objetos. Permitir que se tome su tiempo para asimilar el aprendizaje a su propio ritmo
  • Evitar demasiada fantasía. Montessori recomienda contarle historias imaginativas y creativas, pero con personajes reales y objetos conocidos
  • Dejar que aprenda solo, incluso en tareas como el aseo o la comida. 

La aplicación de estas pautas conlleva una serie de beneficios:

  • Se centra en el niño como protagonista de su aprendizaje
  • Fomenta el aprendizaje personalizado
  • Facilita el desarrollo espontáneo de las funciones cognitivas

No obstante, esta metodología también presenta una serie de debilidades que deben ser tenidas en cuenta:

  • Mal aplicada podría provocar conductas disruptivas
  • Se podrían obviar aprendizajes que no resulten interesantes para el niño
  • El desarrollo del niño podría ser más lento de lo esperado
  • Existen algunas posibles contradicciones

Te dejo una tabla orientativa de qué tareas puedes empezar a encargarle a tus hijos e hijas en función de su edad:

Método Montessori
Tareas del hogar por edades

Si quieres más consejos para criar a tus hijos siguiendo las pautas del método Montessori, te dejo estos libros:

Por aquí te dejo algunas entradas que quizás te resulten interesantes:
¿Qué es la Pedagogía?
Pedagogía Waldorf


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.