En 1943, A. Maslow publicó una de sus obras más conocidas: Una teoría sobre la motivación humana, que fue ampliando en ediciones posteriores. En ella, Maslow formula la conocida jerarquía de las necesidades humanas, que más adelante fue nombrada la Pirámide de Maslow. En ella, el autor postula que las necesidades deben satisfacerse “de abajo a arriba“, puesto que se trata de las necesidades básicas de los seres humanos, y conforme se van satisfaciendo, se desarrollan las necesidades y deseos superiores.
La teoría de las necesidades de Maslow estuvo influenciada por el psicoanálisis, la antropología social, la Gestalt y la obra de Goldstein; aunque hoy en día el ámbito en el que más se utiliza es en el de marketing y publicidad, ya que las compañías adaptan su producto y su mensaje al nivel de la pirámide que creen que pueden satisfacer.
Las necesidades, de abajo a arriba, son las siguientes:
1. Necesidades básicas o fisiológicas: son las únicas necesarias para la supervivencia del individuo; respirar, alimentarse, hidratarse, tener sexo…
2. Necesidades de seguridad: tienen como objetivo conseguir orden y seguridad en la vida; seguridad física (salud) y económica (ingresos, vivienda)
3. Necesidades sociales: se basan en el sentimiento de pertenencia a determinado grupo social; familia, amigos, pareja…
4. Necesidades de autoestima: confianza, independencia personal, reputación, metas financieras…
5. Necesidad de autorrealización: Sensación de haber alcanzado el éxito personal
 
Aunque a simple vista se trata de una teoría muy sencilla, deben tenerse en cuenta ciertas premisas:
  • Un individuo puede plantearse el siguiente nivel de necesidades, únicamente cuando el anterior esté satisfecho de manera adecuada
  • Por lo tanto, cada individuo se encuentra en distinto lugar de la pirámide en función de sus circunstancias personales
  • No siempre se llega al quinto nivel de la pirámide, ya que hay personas que estarán toda su vida intentando satisfacer necesidades de los niveles inferiores
  • Cuando una necesidad inferior (ya satisfecha) deja de estar satisfecha, se crea tensión en el individuo ya que esta necesidad lo dominará para conseguir satisfacerla
  • La amenaza más grande que debe afrontar una persona es la frustración al intentar satisfacer ciertas necesidades sin alcanzar el éxito
 
 
Algunas entradas que puedan resultarte interesantes:
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.