Antes de empezar, quiero dejar clara una cosa:

No estoy en contra de hacer uso de las becas Erasmus, ni mucho menos. Simplemente quería exponer los motivos que me llevaron a mí, personalmente, a decidir no solicitar un intercambio durante la Universidad.
Y por eso, lo primero que voy a exponer son las principales ventajas de irse de Erasmus:
  • Conoces otro país junto con su cultura, tradiciones, normas sociales… y eso es genial porque abres tu mente
  • Haces nuevos amigos. Tanto si te gusta como si no, te encuentras con gente nueva y siempre terminas congeniando con alguien
  • Estudiar puede ser aburrido y normalmente esta beca se pide cuando ya llevas algún tiempo, así que suele ser una buena forma de romper con la rutina
  • Aprendes cosas nuevas o descubres nuevas maneras de hacer lo mismo
  • Mejoras tu currículum ya que en el ámbito laboral, suelen valorar positivamente las experiencias en otros países
  • Sales de tu zona de confort. Supongo que todo el mundo siente algo de miedo al salir, pero los que lo han hecho saben que no se sale de la zona de confort, sino que se amplía
  • Llegas a echar de menos tu casa y la valoras más a la vuelta. Y no solo tu casa, sino que aprecias más a la gente cuando vuelves
  • Vives una gran experiencia. Todos los puntos anteriores harán que tengas un montón de anécdotas que contar, y será en ese momento cuando te des cuenta de la gran experiencia que has tenido la suerte de disfrutar.
Ahora bien, si esta experiencia es tan positiva, 
¿por qué he decidido no aprovecharla?
El principal motivo es que me encanta viajar (por poner un ejemplo, en el momento en que escribí esta entrada me encontraba en Helsinki haciendo un curso). Pero también me encanta hacer mil cosas más. Mi madre suele decirme que hago demasiadas cosas y que debería bajar el ritmo, pero sencillamente así es como me siento a gusto conmigo misma. Me gusta sentirme productiva, organizo mis días para que me cundan al máximo y planifico desde escapadas de un día a estancias de un mes entero dentro de mi ajetreada agenda. Por todo ello, creo que se pueden disfrutar de las ventajas sin irse de Erasmus, por no hablar de que uno de las razones por las que la gente acostumbra a irse de Erasmus es para salir de fiesta y conocer gente. Además, sueles matricularte de menos asignaturas y hay que ir con cuidado con las convalidaciones, porque la mayoría de los estudiantes que disfrutan de esta experiencia terminan por alargar sus estudios un año.
 
 
Categorías: ConsejosViajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.