Una vez ya tienes todo lo que necesitas para el huerto, el siguiente paso será preparar el terreno.

Si quieres ver el vídeo, haz clic aquí.

  1. Arar la tierra dos veces con el motocultor o la azada. Es conveniente que haya entre una y dos semanas de diferencia entre la primera y la segunda vez, para aprovechar la hierba que sale como abono.
  2. Preparar el sistema de riego:
    • Riego por inundación: Hacer surcos con la azada, intentando que sean de unos 10-15 cm. de profundidad.
    • Riego por goteo: Colocar los canales, asegurando que cada plantel vaya a tener su surtidor
    • Riego por evaporación
    • Riego «normal»: utilizando una manguera o regadera, no requiere de nada en concreto, simplemente la recomendación sería colocar las plantas cerca unas de otras para desperdiciar la mínima cantidad de agua.
  3. Plantar las semillas o planteles: Lo recomendable es que haya unos 20cm entre planteles, aunque depende de la planta, ya que, por ejemplo, una sandía necesitará mucho más espacio que una tomatera.

Una vez ya tienes las semillas o planteles en la tierra, regamos por primera vez nuestro huerto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: