Pensaba que, después de todo el viaje y la experiencia del barco de ida, la vuelta a casa en barco se me haría eterna, pero fue al contrario:

En este barco, los perros estaban dentro del barco y, además, cada jaula individual tenía una cámara con la que, mediante el nº de jaula y a través de la intranet del barco (gratis), se podía acceder en tiempo real, por lo que podía ver a Sheldon sin moverme de mi butaca, pero también podía ir siempre que quisiera. El poder ver a Sheldon en todo momento, me tranquilizó.

Sheldon en barco

Cuando Sheldon se aclimató y se tumbó en su manta, yo me quedé tranquila. Chema ya se había dormido, Sheldon casi también (y tampoco quería ir y despertarlo porque se habría puesto nervioso) y a mí me estaba entrando todo el cansancio del viaje.

Lo siguiente que recuerdo es el mensaje de llegada al puerto de Palma. Llegar a casa fue un momento porque a las 6 de la mañana tampoco hay mucho tráfico.

Durante ese trayecto, llegué a las siguientes conclusiones en lo referente a viajes:

  • Viajar con Sheldon ha sido más fácil de lo que me esperaba.
  • Este ha sido uno de los mejores viajes en coche.
  • Creo que prefiero los viajes más cortos (6-9 días)
  • Me apetece probar otros tipos de viaje

Resumen del viaje

Siguiente viaje: Experiencia en Legoland
Viaje anterior:
Viena, Praga y Budapest

Día 14Primer viaje con SheldonDía 0
Categorías: SheldonViajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.