Estando aún en Palma, miré qué se podía hacer en Andorra aparte de esquiar, ya que era algo que no me apetecía probar en este viaje (iba en coche, tenía muchos kilómetros por hacer y soy muy patosa, así que pensé que no era la mejor idea). Comentándolo con gente, salió la opción de ir a Caldea y, aunque es verdad que hay bonos y ofertas, lo encontré caro. Aun así, compré los pases de la mañana para Innú y Orígenes, que da acceso durante 4 horas a todo el complejo. Una vez allí, creo que el sitio vale el precio que tiene, pero sigo pensando que es mucho dinero.

Nos propusimos aprovechar las horas de sol, así que nos levantamos sobre las 7.30, fuimos a desayunar al hotel, que ofrecía un buffet bastante completo, y salimos a pasear con Sheldon para ver Andorra. A media mañana, nos fuimos a Caldea, experiencia de la que no hice fotos porque prefiero disfrutar del momento que estar pendiente del móvil. Además, a pesar de que venden fundas impermeables (lo cual me parece ideal), me preocupaban las altas temperaturas de la sauna, los vapores del Hammam o perderlo.

Para quien no conozca Caldea, se trata de un completísimo spa con diferentes áreas: Termolúdico, Innú y Orígenes. Como ya he comentado, nosotros compramos la entrada a Innú, que te da acceso a todo el spa y además te prestan albornoz y chanclas para utilizar durante la estancia allí, por lo que aparte de bañador, no hace falta llevar nada. La zona del Termolúdico está muy bien para quien va con niños, pero yo me quedo con las otras dos, en las que solo está permitida la entrada a mayores de 16 años y hay bastante menos gente, por lo que se está mucho más tranquilo.

Lo mejor de Caldea para Chema y para mí fue la piscina con salida al exterior. Estando a una temperatura rondando los 0ºC, producía una sensación muy agradable estar en el agua a unos 39ºC, por no hablar de las vistas.

Salimos de Caldea y nos fuimos directos a comer. Aprovechamos el resto de la tarde para seguir viendo Andorra con Sheldon, que se portó genial en la habitación del hotel (aparte de comerse todo el paquete de Quelitas, lo que nos dejó sin provisiones).

Después de todo el día fuera, dejamos a Sheldon en la habitación y bajamos a cenar al restaurante del hotel. Aunque encontré que no era súper barato (15€ el menú de dos platos y postre, bebidas aparte), creo que para ser Andorra y la calidad de la comida, estaba bastante bien.

Día 2Primer viaje con SheldonDía 4

¿Qué ver en Andorra?

Categorías: SheldonViajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.