Atravesamos Suiza y Ginebra bajo la lluvia

De Zurich a Ginebra hay unos 300km (sin pasar por peajes ni autopistas), por lo que el Google Maps nos marcaba que serían unas 6 horas de coche así que salimos del apartamento sin tomar ni café sobre las 9. Ya en las afueras de Zurich, nos dimos cuenta de que salir sin desayunar había sido mala idea, así que nos paramos en un McDonalds. No soy partidaria de la comida rápida, pero la verdad es que los desayunos están geniales (tampoco conocíamos nada más y nos hacía falta comer algo, así que fuimos a tiro fijo).

Como he ido diciendo, cada vez me gustan más los paisajes rurales en contraposición con las grandes ciudades. Y la verdad es que fue todo un acierto decantarnos por el camino largo y evitar la autopista: atravesamos montañas, bosques y pequeños pueblecitos preciosos; es verdad que Mallorca tiene pueblos muy bonitos, pero casi nunca se cubren de nieve, por lo que para mí era algo prácticamente nuevo.

Aunque siempre me he considerado una persona «de verano«, me encanta este tipo de paisajes.


Ya sabíamos que nos tocaría comer en la carretera porque no íbamos a llegar a Ginebra hasta la noche, así que buscamos un «buen» sitio, donde como mínimo se comiera con cubiertos. Paramos en una especie de centro comercial, con restaurante, en el que había un menú bastante asequible.

A pesar de ser muchas horas de coche, se nos hicieron muy amenas. Supongo que si hubiéramos ido por la autopista los kilómetros se nos habrían hecho mucho más monótonos, pero se hace muy agradable ir paseando por puertos de montaña, bosques y pueblos, pudiendo pararnos en cualquier momento, y prácticamente solos por la carretera. Tengo que decir que, a pesar de haber nieve, no hacía demasiado frío… es decir, no era para ir en manga corta, pero no hacía falta llevar abrigo.

Finalmente, ya de noche, llegamos a Ginebra. Y nos pasó lo mismo que en el resto de grandes ciudades que visitamos, solo que además llovía y había mucho tráfico. Así que, aunque había algunas cosas interesantes para ver, como la Catedral de San Pedro, el Palacio de las Naciones Unidas o los increíbles jardines; decidimos que simplemente daríamos una vuelta y ya tendremos tiempo de volver a Ginebra en otra ocasión.

¿Quieres alojarte en Ginebra? Haz clic aquí.

El complejo en el que nos alojamos nosotros estaba a unos 15km del centro de Ginebra, lo que ya nos situaba en Francia. Se llama Park & Suites Evian-Lugrin, y aunque por un momento pensábamos que no íbamos a llegar (había empezado a nevar, la carretera estaba cubierta de nieve, pero no la suficiente para poner las cadenas, y el desvío era cuesta arriba), finalmente llegamos. Los apartamentos están genial, son amplios, el baño está bastante bien, la cocina tiene de todo… Y el complejo es enorme. Dimos una vuelta para explorar un poco el sitio (no olvidemos que era de noche), y creo que en verano tienen que estar abarrotados. Volvimos enseguida al apartamento porque a Sheldon no le convence eso de ir por la nieve, cenamos de provisiones que llevábamos en las mochilas y nos fuimos a dormir.

Si quieres ver qué alternativas de alojamiento hay por la zona, haz clic aquí.

Día 7Primer viaje con SheldonDía 9

¿Qué ver en Zurich?

¿Qué ver en Ginebra?

Categorías: SheldonViajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.