Después de este largo viaje, con elementos tan distintos, creo que no sería capaz de elegir una sola experiencia con la que me quedaría; por lo tanto, voy a detallar las tres que repetiría sin pensarlo.

En lo referente a paisajes, indudablemente mi compi de viaje y yo nos quedamos con la ruta de Milán a Liechtenstein, que hicimos el día 6, (evitando autopistas y peajes), y nos llevó a cruzar los Alpes. Allí nos encontramos con la temperatura más baja a la que hemos estado (-13ºC) y la mayor cantidad de nieve (2 metros, aprox.). Las vistas son impresionantes y, si bien hay que ir relativamente despacio por la cantidad de curvas que hay y la posibilidad de que haya hielo en la carretera, creo que merece la pena por las vistas.

En cuanto a ciudades, después de haberlas visitado todas, creo que me sigo quedando con Andorra la Vella (visitada el día 3). A pesar de ser la capital, tiene un tamaño bastante reducido y, a diferencia de Mónaco, creo que es una ciudad que se hace amena de visitar andando. Tengo que reconocer que es una ciudad que está bastante orientada al turismo de esquí, y que la calle principal es bastante comercial; pero creo que han sabido mantener el equilibrio entre satisfacer las necesidades del turismo y procurar que la ciudad siga teniendo su encanto.

Finalmente, una parte muy importante de los viajes han sido los alojamientos que, gracias a las facilidades que pone Booking a la hora de cancelar o modificar reservas; día 9 pudimos reorganizar nuestros últimos días de viaje para que nos resultaran más cómodos. En cuanto a alojamientos, ha habido dos en los que nos encantaría repetir: por una parte, está el Park & Suites Village Evian-Lugrin (en el que dormimos día 8), que es un complejo increíblemente grande de cabañas, estudios y apartamentos de diferentes tamaños bastante bien cuidados con un precio muy asequible. Por otro lado, nos encantó el Hotel Restaurant Kulm, situado en Liechtenstein, donde dormimos el día 6. Si tuviera que elegir, me quedo con éste último por el detalle que tuvieron con el perro de ponerle una cesta, comedero y bebedero.

En general, creo que ha sido un viaje increíble y, aunque en principio este viaje lo organicé para ir yo sola, creo que fue una decisión estupenda decirle a Chema, mi compi de viaje, que viniera. He cumplido mi meta de añadir cuatro países más a mi lista de países visitados (aunque realmente hayamos pasado por 7 países distintos contando España). Sheldon se ha portado genial, así que supongo que este será el primer viaje de muchos en el que lo llevo conmigo, o con nosotros.

Día 0 Primer viaje con Sheldon Viajes
Categorías: SheldonViajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.