El principio de Hanlon consiste en un adagio (frase corta pero memorable), también conocida como navaja de Hanlon (por la conocida navaja de Ockham), atribuida a Robert. J. Hanlon en su libro Murphy’s Law Book Two, More Reasons Why Things Go Wrong de 1980 que dice:

“Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez”

No obstante, no fue el primero en realizar esta observación, ya que Robert A. Heinlein comentó una cita muy similar en 1941:

“Has atribuido a la villanía condiciones que resultan simplemente de la estupidez”

Es por ello que algunos pensadores consideran que el principio de Hanlon es una corrupción del “principio de Heinlein”. Incluso anteriormente, a finales del siglo XVIII, Goethe escribió “Los malentendidos y la negligencia crean más confusión en el mundo que el engaño y la maldad. En todo caso, estos dos últimos son mucho menos frecuentes.

Debido a esto, hay quien alega que el principio de Hanlon es una corrupción del «principio de Heinlein».

Otra conocidísima frase relacionada que se atribuye a uno de los científicos más populares de la historia fue la legítima:

“Sólo hay dos cosas infinitas; la estupidez humana y el Universo.

Y no estoy muy seguro de lo último.”

¿Sabes quién la dijo?


1 comentario

Anónimo · 6 octubre, 2018 a las 22:37

Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.