Reconozco que es un concepto que en lengua española no solo suena extraño, sino que además no suele utilizarse. La RAE tiene una definición bastante escueta: acción o efecto de procrastinar, y dicho verbo se puede utilizar como sinónimos de diferir o aplazar. 
A pesar de que también puede utilizarse como sinónimo de posponer, para mí la diferencia es clara: si se hace de forma consciente, estaríamos hablando de posponer o postergar, por ejemplo:
  • Empezaré el gimnasio a principios de mes para no tener que pagar la cuota por solo cinco días
  • Hoy a las 10, me había propuesto empezar el proyecto que tengo que entregar la semana que viene, pero he pensado que lo haré esta tarde porque tengo cosas que hacer.

En cambio, desde mi punto de vista, procrastinar es algo que se lleva a cabo de manera más inconsciente, es decir, no es que se “posponga para más adelante”, sino que se anteponen otras actividades. Por ejemplo:

  • Empezaré el gimnasio a principios de mes, pero como día 2 fui a correr con unos amigos, día 3 tenía agujetas, día 4 era sábado y día 5 era domingo… llegó mediados de mes y pensé que “ya si eso” me apunto el mes que viene
  • Hoy a las 10, me había propuesto empezar el proyecto que tengo que entregar la semana que viene pero me ha entrado hambre, así que he ido a hacerme un sándwich y un zumo. Mientras desayunaba, he visto que había dejado de llover y había salido el sol, así que cuando he terminado de desayunar, he salido a asegurarme de que el perro tuviera agua fresca, y ya que estaba, he jugado un rato con él. Como había charcos, me he ensuciado bastante, así que me he duchado y cambiado de ropa. Había quedado a las 13, así que para el tiempo que quedaba, ya no me he puesto con el proyecto porque no me iba a cundir el tiempo.
Finalmente, por aquí dejo el vídeo con el que yo conocí este concepto y que presenta una definición un poco más amplia. (Audio en inglés, posibilidad de subtítulos en diversos idiomas)

 

Vídeo obtenido de: Charlas TED
 
Si quieres saber mis recomendaciones para aprender a organizarse y evitar la procrastinación, te interesará mi artículo: “Cuestión de organizarse”

2 commentarios

Anónimo · 20 septiembre, 2018 a las 11:06

Me encantó esta entrada. Dejándome mucho más claro el concepto que tenia completamente liado. Pero solo me surge una duda. ¿Y aquellas tareas que se dejan “inconscientemente” de lado, por no querer hacerlas?

    Jaco · 20 septiembre, 2018 a las 18:42

    En mi opinión, puede hacerse más fácil el proceso de llevarlas a cabo mediante una serie de pautas o rutinas; es decir, llevando una buena organización y atribuyéndole a cada tarea un tiempo aproximado, se tiende a “asumir” que la tarea debe hacerse y se evita procrastinar (aunque no siempre).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.