La Programación Neurolingüística, comunmente conocida como PNL, es una pseudociencia basada en ciertas estrategias de comunicación para el desarrollo personal y la psicoterapia creada por R. Bandler y J. Grinder en la década de los 70. La base de esta estrategia consiste en la existencia de una relación entre los procesos neurológicos, el lenguaje y los patrones de comportamiento adquiridos mediante la experiencia. Gracias a esa conexión, se afirma que es posible modificar dichos patrones de comportamiento para alcanzar objetivos específicos en la vida.

Así, el proceso que debería seguirse para un desarrollo óptimo mediante la PNL sería:
1. Calibrar → 2. Sintonizar → 3. Liderar

Según esta teoría, los seres humanos nos dividiríamos en tres categorías en función de los estímulos a los que respondemos con mayor facilidad (hardware humano):

  • Personas visuales
    • Basan sus recuerdos en estímulos visuales
    • Suelen dirigir la mirada hacia arriba al recordar
    • Son aquellas que, después de un tiempo, son capaces de describir un lugar en el que estuvieron o recuerdan fácilmente qué actores protagonizan una película
  • Personas auditivas
    • Basan sus recuerdos en la secuencia de las cosas
    • No tienen un punto fijo al recordar (mirada perdida)
    • Recuerdan fácilmente un trayecto, los pasos a seguir en una receta o las tareas que tienen pendientes al llegar a casa
  • Personas cinestésicas
    • Priorizan recuerdos relacionados con sesaciones y emociones
    • Tienden a mirar hacia abajo cuando recuerdan
    • Recuerdan con facilidad cómo se sintieron en momentos determinados, tienen muy claro cuál es su película favorita y por qué, etc.

Por otro lado, encontraríamos el “software humano”, que es el que utilizaríamos para relacionarnos con los otros individuos. En este caso, no son permanentes, sino que varían en función del contexto, el interlocutor y el momento temporal. Así, encontraríamos tres programas:

  • Pastor: Toma las decisiones en función de la opinión/decisión de los demás (Estar en un restaurante y preguntar a tu acompañante qué va a pedir para decidir en función de su elección)
  • Guerrero: Toma las decisiones como acción única (En el mismo restaurante, aquel que tiene muy claro lo que va a pedir y cómo lo quiere sin haber visto la carta)
  • Escriba: Toma las decisiones adquiriendo información para anteponer su opinión a la de los demás (Siguiendo con el ejemplo, aquél que pregunta detalles concretos sobre platos al camarero y pretende organizar el menú de todos los comensales)
  • Mercader: Toma las decisiones para adquirir algo más (Aquel que en el restaurante, después de pedir postres y cafés pregunta si  les invitan a una ronda de chupitos)

Para terminar, te dejo algunos enlaces a libros recomendados (Amazon) sobre la Programación Neurolingüística por si quieres saber más:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.