La psicología cognitiva es el área de la psicología cuyo objeto de estudio son los procesos mentales (mecanismos básicos y profundos mediante los que se elabora el conocimiento). Estos procesos se dividen en simples y complejos. Los procesos cognitivos (o mentales) simples son la percepción, la atención y la memoria mientras que los procesos cognitivos complejos son el pensamiento, el lenguaje y la inteligencia. 
El concepto “cognitivo” se refiere al acto de conocimiento, es decir, al almacenaje, recuperación, reconocimiento, compresión, organización y utilización de la información que es captada a través de los sentidos.
Esta vertiente de la psicología tiene su origen como alternativa a la concepción conductista (la mente se consideraba una caja negra inaccesible).
En 1957, A. Ellis presentó su enfoque racional en la convención de la APA; mientras que A. Beck también se encontraba desarrollando un enfoque distinto a la terapia, que terminó en una teoría cognitiva. Aunque la psicología cognitiva no se atribuye a un único autor, está claro que su comienzo tuvo lugar junto con la creación y desarrollo de los ordenadores ya que a partir de los años 50, con ese ‘boom‘ tecnológico se planteó la metáfora computacional. Esta concepción entiende que la mente humana es igual que un procesador de información (igual que cualquier ordenador): con las entradas y salidas de datos, almacenaje (memoria) y procesamiento de la información de manera adecuada.
Dentro de las diferentes aplicaciones que se han desarrollado dentro de la psicología cognitiva, destaca:
  • Facilitar herramientas para mejorar la memoria en casos como:
    • Trastornos degenerativos del cerebro
    • Lesiones cerebrales
    • Patrones de pensamiento pesimista e indefensión aprendida
  • Ofrecer tratamientos eficaces que contribuyan a mejorar los trastornos de aprendizaje
  • Desarrollar diferentes terapias para ayudar a las personas que sufren dificultades psicológicas (fobias, traumas, ansiedad…)
Entre los métodos para aplicar la psicología cognitiva podemos encontrar:
  • La terapia cognitivo-conductual, que combina técnicas de reestructuración cognitiva, de entrenamiento en relajación y técnicas de afrontamiento/exposición
  • La terapia racional emotiva conductual (TREC) incorpora elementos de la terapia racional junto con la terapia racional-emotiva. Ésta fue desarrollada por A. Ellis y se centra en encontrar soluciones a problemas emocionales y conductuales mediante un modelo de intervención basado en la reestructuración cognitiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.