¿Qué cultivamos en nuestro huerto?

Con este post sabrás qué hemos cultivado en nuestro huerto en la temporada de 2019, así como algunos trucos y detalles a tener en cuenta para cada uno de los cultivos. Después de preparar el terreno, esto es lo que hemos plantado nosotros.

Si prefieres verlo en vídeo, haz clic aquí.


¿QUÉ HEMOS CULTIVADO EN 2019?

Tomates

Nuestro cultivo estrella han sido los tomates. A pesar de que estuvimos ausentes casi diez días y que durante dos días hizo tanto viento como para tirarnos la estructura de cañas que sujetaba las tomateras, la cantidad de tomates que han salido ha sido bastante buena pero sobretodo la calidad ha sido increíble. Hemos plantado tres variedades distintas: tomate de ensalada, tomate pera y tomate de ramillete (también llamado tomate de colgar), que hemos utilizado para cosas distintas.

Aquí puedes ver cómo conservar alimentos del huerto

De cada variedad tenemos unas 15 plantas, divididas en dos hileras a lo largo del mismo surco, que hicimos con una azada como ésta, para facilitar el riego por inundación.


Otro cultivo que se ha desarrollado muy bien fueron los calabacines. De estos, plantamos dos verdes y dos blancos, pero uno de ellos fue «atropellado» por los perros a las pocas semanas, así que nos quedamos con solo una planta de calabacín blanco. Creo que para la temporada que viene, bastará con sembrar una planta de cada variedad, porque hemos terminado regalando calabacines.

Los calabacines tienden a expandirse «hacia el exterior», sin levantarse mucho del suelo así que es conveniente dejar espacio entre plantas.

Calabacines

El siguiente cultivo del que voy a hablar a continuación es uno de los más fáciles de plantar: no requiere de cuidados especiales y no ocupa espacio porque crece bajo tierra. Me estoy refiriendo a las cebollas: este año hemos sembrado la variedad blanca, pero el año que viene me gustaría probar con las moradas.

Uno de mis cultivos favoritos y que ya había sembrado (aun viviendo en un piso), son las fresas. Es una planta que crece bastante bien en maceta y, si bien al principio las mantuvimos ahí, finalmente las transplantamos al suelo porque crecieron bastante y tenemos bastante sitio.

A pesar del ataque de los perros a las pocas semanas de haber montado el huerto, conseguimos que el cultivo que más sufrió aguantara: los pimientos. Plantamos dos variedades, pimientos de padrón dulces (también los hay picantes) y pimientos mallorquines.

Si quieres saber qué receta típica mallorquina se puede preparar únicamente con tres cultivos ya mencionados, haz clic aquí.


En lo que se refiere a los cultivos más grandes, plantamos calabazas y sandías. Por una parte, es recomendable que las calabazas tengan una valla o trepadora por la que puedan ir creciendo, mientras que las sandías pueden crecer a ras del suelo. Ambas plantas crecen bastante y muy rápido, por lo que si no tienes espacio, será mejor que te decantes por otros cultivos.

Finalmente, como cultivo «raro» en nuestro clima, hemos intentado plantar una enredadera híbrida de kiwi (yo tampoco sabía que el kiwi salía de una enredadera). ¿Por qué es híbrida? Porque las plantas de kiwi tienen sexo y para que salgan frutos es necesario que haya una planta hembra y otra macho, pero encontramos que venden plantas híbridas con las que solo necesitas una planta. De momento no ha salido nada, más bien se ha secado en gran parte durante los meses de verano, pero siguen saliendo hojas nuevas y el tronquito sigue vivo, por lo que yo mantengo la esperanza.


Y hasta aquí todo lo que hemos sembrado este año.
¿Qué has sembrado tú?
¿Tienes alguna duda?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: