Desde Viena, encontré la posibilidad de hacer una excursión guiada a Budapest en autocar, así que decidí hacerla (en parte, por el reto personal que me he propuesto de visitar 25 países antes de cumplir 25 años). Pero también me pareció interesante conocer la capital de Hungría.

Tanto en tamaño físico como en población, para mí es una ciudad grande, ya que tiene casi dos millones de habitantes (Mallorca entera no tiene ni la mitad de población) divididos principalmente en dos áreas, Buda y Pest, que se unificaron en 1873.

Llegamos con el autocar a eso de las 10, y lo primero que nos advirtieron fue la cantidad de vendedores ambulantes con los que nos encontraríamos y, si bien nos dijeron que la compra-venta en la calle no era ilegal, sí que nos comentaron que hacer el cambio de moneda en la calle no estaba permitido, como yo solo me quedaba un día, decidí no cambiar y probar suerte con los euros (a pesar de que tienen moneda propia, el forinto húngaro, aceptan euros en prácticamente cualquier establecimiento).

En Buda pudimos ver las callecitas de lo que sería el casco antiguo, vimos el Bastión de los Pescadores, la Iglesia de Matías y la Ciudadela, desde la que se tienen unas vistas increíbles. Pest, en cambio, es una zona mucho más moderna y turística, en la que pudimos ver la Plaza de los Héroes, el Parque de la Ciudad, el Castillo Vajdahunyad, la Basílica de San Esteban, la Ópera, el Puente de las Cadenas y el Parlamento.

En general, creo que es una ciudad que merece la pena ver. Me sorprendió bastante lo limpia y cuidada que está, además de la cantidad de “verde” (árboles, jardines y demás) que hay en pleno centro de la ciudad. La excursión en sí está bastante bien: nos dejaron tiempo para comer en un restaurante con el que tienen convenio y se aseguran de que haya espacio para todos, además de ofrecerte un menú tradicional a un precio bastante asequible (creo que fueron 12€ por dos platos, postre y bebida) y por la tarde nos dejaron tiempo libre para disfrutar de la ciudad a nuestras anchas. Creo que se aprovecha bastante bien el tiempo que se está allí sin que llegue a resultar estresante.

¿Quieres ver más por Europa Central?
Qué ver en Praga
Qué ver en Viena
Viena, Praga y Budapest en cinco días

Por aquí dejo las fotos de algunos de los monumentos, edificios y gastronomía que tuve oportunidad de disfrutar en Budapest.

Categorías: Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.