Antes de empezar a leer este post, quiero aclarar dos cosas que pueden parecer contradictorias: Helsinki no es de las ciudades más bonitas que he visitado, sin embargo, me encantó. Me explico: en mi opinión no hay barrios o demasiados elementos arquitectónicos que sean dignos de admirar; pero después de pasar un mes allí, me he dado cuenta de que es una ciudad realmente funcional, práctica y cómoda para vivir. Las principales comodidades que a mí me llamaron la atención fueron el servicio de transporte público, la cantidad y tamaño de los centros comerciales (adaptados al invierno) y la variedad de actividades culturales fijas y temporales que se pueden disfrutar allí.
El edificio que más me impresionó es la Catedral de Helsinki, situada en la Plaza del Senado, justo detrás del Ayuntamiento:

Y aunque no termino de entender el arte moderno, me habían recomendado la escultura al compositor del himno nacional de Finlandia, J. Sibelius, que me sorprendió por su tamaño (como anécdota, cabe decir que a los finlandeses no les convenció la escultura abstracta, así que más adelante añadieron el busto del compositor):

Algo que sí que recomiendo (creo que es porque me encanta la comida) es el mercado del Puerto, justo en frente del Ayuntamiento. Por 14€ tienes un plato de salmón con patatas y verduras, y la verdad es que es genial. Hay unas mesas detrás de cada puesto y suele haber sitio. El combinado de tres carnes rondaba el mismo precio y también estaba muy bueno. Eso sí, aluciné con el precio de los helados: 3,50€ por una bola…
Gracias a unas conocidas que son de allí, me animé a tomar el autobús al parque de atracciones local, Linnanmäki, no está lejos, incluso se puede ir andando desde el centro, pero no creo que hubiera ido sola. Es genial, la entrada es gratuita para todo elmundo, puedes comprar unas pulseras que te dan acceso ilimitado a todas las atracciones por 39€, os dejo el enlace: tickets para Linnanmäki. Y también puedes comprar pases individuales para las atracciones. Es importante tener en cuenta que el horario varía en función dela época del año, así que si te interesa ir, conviene que eches un vistazo a su horario de apertura en la web.
Otro elemento arquitectónico que tuve la oportunidad de visitar fue la Iglesia de Temppeliaukio. Este templo luterano fue construido en 1969 y destaca su interior, excavado en roca, y la cúpula acristalada. Gracias a su buena acústica no solo se utiliza para eventos religiosos, sino también para conciertos.Otro edificio que destaca por su interior es la biblioteca principal de la Universidad, me pareció increíble cómo habían querido aprovechar la luz con grandes cristaleras y el efecto óptico que se crea cuando miras hacia arriba.
Por último, os dejo con una vista general del puerto desde el barco con el que se sale a Suomenlinna, una de las muchas islas de Helsinki, que merece la pena visitar ya que fue una base militar sueca y rusa el siglo pasado. Como detalle, si tienes tiempo y te gusta pasear, a mi personalmente me encantó el ambiente que hay en las calles peatonales del centro de la ciudad (detrás de la Estación Central de trenes), ya que suele haber músicos y otros artistas que amenizan la tarde.



Booking.com

Categorías: Viajes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.