Tal y como ya vimos en el post sobre la inteligencia, se trata de un constructo muy amplio. Además, hoy en día también es un concepto bastante extendido entre la población. No obstante, se popularizó hace apenas poco más de un siglo.

Para medir este constructo se diseñaron los tests de inteligencia, que se definen como una tarea o conjunto de tareas que tienen como objetivo medir la capacidad de razonar, llevar a cabo procesos abstractos, de aprendizaje y procesamiento de nueva información.

Para hablar del origen de los tests de inteligencia, F. Galton es de obligada referencia. Este psicólogo no solo estudió la relación que se encuentra entre la herencia y la capacidad humana, sino que también empezó a utilizar la estadística como método para medir las características y capacidades humanas. Por ello, aunque estos primeros tests diseñados por Galton no se consideran válidos, se le conoce como el padre de las pruebas psicológicas.

El primer test de inteligencia válido fue desarrollado por A. Binet y T. Simon, con el objetivo de determinar la inteligencia de los individuos con déficit intelectual en comparación con la población estándar. A partir de esta prueba, L. Terman elaboró la Escala de Stanford-Binet en 1916, que mide la capacidad cognitiva y de inteligencia. Este psicólogo y pedagogo ya utilizó el concepto de cociente intelectual (en el que se tomaba como término medio, 100). Entre estos primeros tests también podemos encontrar las escalas de Weschsler, que tenían como meta establecer el cociente de eficiencia del individuo.

Cabe decir que los tests de inteligencia que se han desarrollado a partir de estos suelen orientarse a la valoración de la inteligencia, incluyendo las habilidades aritméticas, memorísticas, lingüísticas, entre otras. Por ello, suelen utilizarse tanto en la psicología y la pedagogía (en la psicología de la educación o la orientación educativa) pero también en el ámbito empresarial  (como en la selección de personal).

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.