Alicia llegó a un cruce de caminos y vio a un gato trepado en las ramas de un árbol.

“¿Qué camino debo tomar?”, ella preguntó.

“¿A dónde quieres ir?”, a su vez le preguntó el gato.

“No lo sé”, respondió Alicia

“Entonces”, dijo el gato, “no tiene importancia qué camino decidas tomar”

(Alicia en el País de las Maravillas, Lewis Carroll)

La toma de decisiones es el conjunto de procesos a través de los cuales se elige entre diferentes posibilidades de resolver ciertas situaciones concretas en contextos determinados. Por tanto, la toma de decisiones consiste en la elección de una de las opciones disponibles para resolver un problema actual o potencial.

Según el Colegio Oficial de Psicólogos:

La toma de decisiones consiste en encontrar una conducta adecuada para resolver una situación problemática, en la que, además, hay una serie de sucesos inciertos. Una vez que se ha detectado una amenaza, real, imaginaria, probable o no, y se ha decidido hacer un plan para enfrentarse a ella, hay que analizar la situación: hay que determinar los elementos que son relevantes y obviar los que no lo son y analizar las relaciones entre ellos y la forma que tenemos de influir en ellos. Este paso puede dar lugar a problemas, cuando se tienen en cuenta aspectos irrelevantes y se ignoran elementos fundamentales del problema. Una vez determinada cual es la situación problemática y analizada en profundidad, para tomar decisiones, es necesario elaborar modelos de acciones alternativas, extrapolarlas para imaginar el resultado final y evaluar este teniendo en cuenta la incertidumbre de cada suceso que lo compone y el valor que subjetivamente se le asigna ya sea consciente o automáticamente. Así se obtiene una idea de las consecuencias que tendría cada una de las acciones alternativas que se han definido y que puede servir para elegir la conducta más idónea como el curso de acción que va a solucionar la amenaza.

Según estas definiciones, Hastie, (2001) plantea una serie elementos básicos que son necesarios para comprender el proceso de toma de decisiones, que es una parte de la resolución de problemas:

  1. Decisiones. Combinación de conductas y circunstancias compuestas de: acciones alternativas, consecuencias y sucesos inciertos.
  2. Resultado. Situaciones que podrían ocurrir si se llevaran a cabo las diferentes conductas alternativas.
  3. Consecuencias. Reacciones subjetivas que se asocian a cada resultado.
  4. Incertidumbre. Juicios de valor que el individuo debe pasar antes de cada suceso. Se mide mediante la probabilidad, la confianza o la posibilidad.
  5. Preferencias. Opciones que tienen más posibilidades de ser elegidas según los criterios de la persona.
  6. Tomar una decisión se refiere al proceso entero de elegir un curso de acción.
  7. Juicio. Conjunto de elementos que hacen referencia a valorar y estimar, así como determinar las reacciones a las consecuencias de la toma de decisión.

La toma de decisiones en la resolución de problemas puede verse desde dos perspectivas:

  • Orientación positiva:
    • Problemas = Retos
    • Optimismo: los problemas tienen solución
    • Sensación de una alta capacidad para enfrentarse a los problemas
    • Predisposición a la inversión de tiempo y esfuerzo en resolverlos
  • Orientación negativa:
    • Problemas = Amenazas
    • Negativismo: los problemas no podrán resolverse
    • Sensación de duda en cuanto a las propias capacidades para solucionar los problemas
    • Predisposición a la frustración y al estrés ante un problema

Modelo de resolución de problemas o toma de decisiones
(Según el COP)

La toma de decisiones es la asociación de un curso de acción o plan con una situación determinada. El modelo que se presenta de toma de decisiones tiene los siguientes pasos:

Hacer planes supone:

  1. Realizar un modelo de la situación actual o una definición del problema.
  2. Generar conductas alternativas posibles
  3. Extrapolar los resultados asociados a cada conducta generada.
  4. Extraer las consecuencias de cada resultado,
  5. Elegir la acción que se va a llevar a cabo
  6. Controlar el proceso cuando se lleva a cabo la acción.
  7. Evaluar los resultados obtenidos.

Para la elaboración de estos planes, siempre podremos utilizar como recurso el esquema de Covey para diferenciar lo urgente y lo importante.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.